Publicidad tradicional Vs Marketing de contenidos

por | 14 Abril, 2017

Estamos viviendo una era de conversión en la publicidad debido a los cambios de los canales de comunicación y a la saturación de información e impactos que recibimos a lo largo del día, que hace que la publicidad tradicional esté perdiendo fuerza con respecto al marketing de contenidos.

Sin embargo, no todo es un giro total. aún hay areas en la que la publicidad entendida en manera tradicional sigue siento muy efectiva y rentable, y por contra el marketing de contenidos no es tan dorado como algunos se empeñan en reducir, puesto que su rentabilidad es mucho más lenta y a pesar de que sus canales son mucho más baratos, la creación de contenidos es un trabajo que exije muchas horas de esfuerzo y dedicación para que funcione.

Publicidad Tradicional: Luces y sombras.

La publicidad tradicional es la entendida como aquella que se produce en una unica dirección (del anuniante al receptor y sin posibilidad de interacción), irrumpiendo en su esfera para aunciarle un producto o servicio. Entendemos como tal los anuncios en TV, Radio y prensa, posters, vallas publicitarias y demás.
No confundamos el concepto con el canal, puesto que en internet tambien se dá este tipo de publicidad tradicional, siendo ejemplo de ello los anuncios antes de visionar un vídeo , los roba páginas, y los banners.

Como ya hemos dicho, su forma de actuación es la irrupción, buscando atraer la atención del cliente durante un breve lapso de tiempo, y eso precisamente es parte de los mayores fallos de este tipo de publicidad:

– Solo capta la atención durante breves instantes, o ni siqueira eso.
– Interrupe, por lo cual puede ser considerada como negativa, y en caso de una mala gestión de medios, afectar negativamente a la imagend e la marca si es demasiado intrusiva o repetitiva.
– Suele ser muy cara ya que se basa en irrupciones masivas y repetidas.

Es por tanto una publicidad del pasado? No necesariamente.
Hay ocasiones en las que en determinadas circunstancias aún puede funcionar bien. Un buzoneo en sitios pequeños puede resultar eficiente, al ser un grupo potencial de clientes reducido.

La misma publicidad en Google es a dia de hoy la fórmula más rentable y puede ser considerada publicidad tradicional, pero agregandole un concepto muy definido, la segmentación: solo aparece cuando alguien busca la palabra clave, lo cuel elimina de un plumazo las taras negativas pues hay un interés previo implícito.

Y los banners, cuidando bien los ratios de  aparición y frecuencia pueden ser un arma poderosa para aquellos que deseen simplemente reforzar la visibilidad o notoriedad de una marca, especialmente si elegimos bien las plataformas donde se mostraran, segmentando bien nuestro mercado potencial (y esto que suena a gran empresa, es aplicable a negocios locales que diseñen una campaña de bannes por precios muy reducidos en webs locales o temáticas de su interes).

Marketing de contenidos El nuevo rey?

Sin duda. El marketing de contenidos es aquel que mediante un ofrecimiento de información de valor al potencial cliente, logra no solo que este venga de buena gana hacia la marca, sino que nos de su permiso para seguir llegando a el de esa manera.

Como ofrece esa información de valor cualquier empresa o profesional? Mediante artículos en un blog, grabaciones en podcast descargables o vídeos, guias de interés e infografías.

Que ventajas tiene el marketing de contenidos sobre el marketing tradicional?

– Proporciona una mayor fidelidad del cliente hacia la marca a través de la mejora de su imagen y el aumento en su confiabilidad como experto en el sector.
– Los blogs y vídeos ofrecen información que abona el terreno para realizar una compra del producto o servicio más adelante, resolviendo necesidades y dando soluciones antes de que estas aparezcan.
– El segmento suele ser mayor, por lo cual los ratios de conversión suelen ser mas altos. Es más eficaz.
– Si la información es buena, se volverá viral, creando múltiples enlaces al sitio web y aumentando exponencialmente las visitas.
– A dia de hoy, la calidad del contenido es el objetivo al que está enfocado los resultados de búsqueda en Google. Un contenido de calidad y frecuente no tardará en hacer subir nuestro tráfico y nuestro posicionamiento en buscadores.
– Es para siempre. Ese contenido está ahí, y seguirá atrayendo tráfico mientras lo que dice siga vigente. Se trabaja duro una vez, pero se recoje la cosecha durante años.

Sin embargo, no todo es tan bonito como lo pintan, y el marketing de contenidos también tiene inconvenientes:

– Aunque el canal es más mucho mas barato que la publicidad convencional, no es gratis ni muchísimo menos, ya que hay que invertirle  muchas horas de tiempo en crear y buscar contenidos de calidad, siendo la confección de estos su mayor coste.

– Los contenidos han de ser asiduos y periódicos. Es decir, se exige constancia, al contrario que la publicidad convencional que puedes hacer campañas limitadas en el tiempo al gusto.

– No todo el mundo sabe escribir ni sobre que escribir. Aunque lo ideal es que la información se produzca desde el propio negocio, es muy facil que se haya de pagar a un profesional que sea capaz de poner toda la informacion que pueda transmitir la empresa en un formato adecuado que transmita valor. Y eso cuesta dinero.

– Los resultados no son inmediatos, ni a corto plazo, sino que es una estrategia más bien a mediano y largo. En un contexto en el que la mayoría de empresas en nuestro país lo que quieren y necesitan son mas ventas de manera inmediata, esta no es la estrategia más recomendable, al menos en exclusiva.

Entonces? Que elegimos?

Depende de las circunstancias. Una campaña de anuncios en Adwords generará resultados inmediatos que permitirán obtener recursos para iniciar una campaña a largo plazo en redes sociales.
Un negocio que tenga gran afluencia no le interesará atraer más sino fidelizar a la que tiene, al contrario que un empresario que abra un negocio, cuyo principal fin será atraer clientes rápidamente.

Examina tu negocio y las necesidades, y conoce las opciones que tienes antes de decidir. Ninguna solución única vale para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *