5 pasos claves para medir nuestra exposición al riesgo

por | 24 noviembre, 2016

El riesgo es inevitable y está intrínseco en la vida diaria de todas las personas. Todos estamos expuestos a riesgos y en situaciones particulares, es decisión nuestra decidir contra cuáles nos aseguramos y con cuáles podemos vivir.

5-pasos-claves-para-medir-nuestra-exposicion-al-riesgo

Independientemente del tamaño de tu negocio y de la industria en la cual estés enfocado, es fundamental que tengas claros los riesgos a los cuales estas expuesto y que conozcas estrategias para identificarlos y disminuirlos.

Las empresas que tienen una fuerte cultura de sensibilización de riesgo, siguen de forma consistente una serie de pasos que les ayudan a entender, evitar y monitorear los riesgos a los que se enfrentan en su operación diaria. Dentro de las metodologías utilizadas por empresas exitosas, se pueden distinguir 5 pasos que ayudan a tener una mejor administración del riesgo en un negocio:

Paso 1: Identificar y mapear todos los riesgos

Sin ser fatalistas, es clave que se consideren todos los riesgos a los que está expuesto el negocio y cuáles son las repercusiones que tiene cada uno. Los riesgos deben ser proporcionados y priorizados de acuerdo a los elementos del negocio a los que potencialmente afectarían.

Paso 2: Decidir cuáles riesgos son naturales y cuáles son evitables

Hay riesgos que pueden ser controlados y otros que no pueden serlo. Es muy importante distinguir unos de otros para considerar acciones concretas para cada uno.

Paso 3: Determinar la cantidad de riesgo con la cuál te sientes cómodo

No todos tenemos la misma afinidad al riesgo, mientras que algunas personas viven sin seguro de gastos médicos, otros se aseguran contra todo lo que pueden ser aseguradas. En tu negocio, la decisión del riesgo depende de ti. De forma sensata y sin minimizar el efecto que puede llegar a tener cada riesgo, decide de cuáles riesgos te quieres proteger y a qué grado.

Paso 4: Contabilizar el impacto en todas las decisiones y procesos

De aquellos riesgos con los que decidirás vivir, evalúa la probabilidad a la cual estás expuesto y contabiliza el impacto que tendría tu negocio si cada uno de ellos sucediera. Busca contabilizar el riesgo potencial en términos económicos y en función de su probabilidad.

Paso 5: Alinear la estructura y los procesos de la empresa a los riesgos

Tus acciones y procesos internos deben de ir alienados conforme al nivel de riesgo que deseas aceptar. La calidad de tus productos, las garantías que otorgas y el tipo de clientes que aceptas deben de ser coherentes con el nivel de riesgo y su correspondiente impacto que has decidido aceptar para tu negocio.

Depende de nuestras habilidades de análisis e implementación el que seamos competentes para minimizar los riesgos a los que estamos expuestos. Es importante que encontremos el nivel de riesgo que nos haga sentir cómodos y que seamos flexibles a través del tiempo para adaptarnos a ser más precavidos o más relajados. Conforme nuestro negocio crece, es nuestra obligación volvernos más prudentes en nuestros procesos y decisiones para que aseguremos la conservación de nuestra empresa en el largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *